sábado, 19 de septiembre de 2015

El teorema Katherine, John Green



Título: El teorema Katherine
Título original: An Abundance of Katherines
Autor: John Green
Editorial: Nube de tinta
Número de páginas: 320
Precio: 14,95 €



Sinopsis:
Según Colin Singleton existen dos tipos de personas: los que dejan y los que son dejados. Él, sin duda, pertenece al segundo. Su última ex, Katherine XIX, no es una reina, sino la Katherine número diecinueve que le ha roto el corazón. Para escapar de su mal de amores, y con el propósito de hallar un teorema que explique la maldición de las Katherines, Colin emprende junto a su amigo Hassan una aventura que le llevará a Gutshot, un pueblecito de Tennessee, y a la sospecha de que en la vida la inteligencia no siempre es la mejor compañera de viaje. 
John Green, el autor de Bajo la misma estrella, nos regala una historia tocada por la emoción de un road trip, en una trama que combina de forma magistral golpes de humor, brillantes reflexiones sobre el amor y diálogos cargados de vida. 
Opinión personal:
     Como ya es costumbre, John Green crea un esquema de personajes similar al de otros libros, como Ciudades de papel, en los que el protagonista siempre es un chico raro o que simplemente tiene problemas para relacionarse con los chicos de su edad y se conforma con sus amigos de siempre. En esta historia el chico raro es Colin, a quien desde pequeño se le ha dejado claro que es un genio. Por ello, cada día hace todo lo posible por seguir siéndolo. ¿El problema? Todas sus novias acaban dejándole.
     Todas las Katherines crean un conflicto interno en nuestro protagonista, y a raíz de sus problemas amorosos comienza a desarrollar una teoría sobre las personas: existe un grupo que está formado por los dejados, y otro formado por los que dejan.
     La historia gira en torno a este problema y a un viaje que realiza el protagonista con su mejor amigo (Hassan) tras su ruptura con Katherine XIX.
En este viaje Colin se centrará en crear una fórmula matemática que explique las relaciones y al mismo tiempo irá conociendo una parte de la vida que va más allá de lo intelectual.
     He de confesar que, aunque a mí las matemáticas no me gustan, la verdad es que me pareció muy interesante el proceso. No obstante, se me hizo muy pesado y me costó leerlo más de lo normal, aunque, como ya he dicho, las reflexiones y el descubrimiento de esa fórmula matemática resultan entretenidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario